The Brain Link between Cannabis and Coffee

How to become a CBD wholesaler?

CBD Tonic Water 250ml - Citrus

Mantente Informado. Suscríbete.




La venta hasta de 5g de marihuana (por comprador/día) en “coffee outlets” no suele ser investigada y el “stock” máximo permitido en un momento dado es de 500g por establecimiento. En contraste, sí se castiga la posesión de una cantidad mayor a 5g (30 días de cárcel); la venta es considerada como una felonía y está prohibida la publicidad para promover su consumo. En el caso de California, Estados Unidos, la posesión por primera vez de pequeñas cantidades de marihuana (menos de una onza, 28.5g) es considerada como una falta menor que no merece arresto y se castiga con una multa máxima de 100 dólares.

Consumo[editar]


En la interpretación de los efectos agudos de la marihuana es importante tener en cuenta que, en conjunto, son consecuencia de más de 460 substancias químicas que pueden interactuar entre sí de manera sinérgica y/o antagónica. Si bien el Δ9–THC es el componente psicoactivo más poderoso es un error común atribuirle sólo a este producto los efectos agudos y crónicos de la marihuana. Sus efectos psicotrópicos se conocen desde siglos antes de Cristo y en sus células se han identificado 483 componentes, entre los cuales sixty six son catalogados como cannabinoides44. En los últimos años diversas investigaciones han demostrado la influencia de los endocanabinoides y sus receptores celulares específicos en una variedad de procesos fisiológicos y patológicos.

Detección Del Consumo[editar]


En los alumnos de 12° grado (17–18 años) la incidencia fue todavía mayor; el 32.8% consumió marihuana en el año previo y 20.6% fueron usuarios regulares.eleven La información disponible también revela que en Estados Unidos un 20–30% de los que alguna vez fumaron marihuana se convierten en consumidores semanales y que un 10% se convierte en usuarios cotidianos. Especial mención merecen los antecedentes del efecto de la marihuana durante el embarazo, ya que diversos antecedentes señalan que afecta al desarrollo fetal. En madres consumidoras de marihuana se ha descrito en sus hijos un bajo peso al nacer y una menor talla, con daños semejantes a lo que produce la ingesta de alcohol (síndrome fetal alcohólico)40. Parece ser que la marihuana durante el embarazo altera el desarrollo del sistema vascular del feto en la misma forma que lo hace el alcohol41 Se ha descrito también que la marihuana afecta el desarrollo neuronal fetal, lo que podría explicar alteraciones posteriores en el comportamiento42.

Años Más Recientes: Los Países Bajos[editar]


Finalmente, aquí se postula que la marihuana en su forma herbaria, por vía enteral, puede ser de gran valor para mitigar el sufrimiento de pacientes con enfermedad terminal. Ya son varios los países que han aceptado la marihuana como una droga “blanda”, diferente a otras más peligrosas. Otros sin embargo piensan que su uso debería prohibirse, dadas las interferencias mentales y las alteraciones del comportamiento que produce, ya sea por su consumo esporádico, como también por los daños permanentes a que lleva su consumo crónico. Con el objeto de aclarar estas divergentes apreciaciones, se revisa la literatura científica existente.

Portal De Información Sobre La Salud De Los Institutos Nacionales De Salud


Con ello el usuario se siente eufórico, o “excessive”, ya que el THC actúa especialmente en el sistema cerebral de gratificación, del mismo que lo hacen casi todas las otras drogas. Para ello el THC estimula a las células cerebrales para que liberen una sustancia química llamada dopamina. El usuario se siente alegre, relajado, y curiosamente comienza a encontrar muy agradable el sabor de los alimentos. En ocasiones su ingestión produce ansiedad, temor, desconfianza, y no raras veces desencadena una disaster de pánico9.



Sin embargo, en países como Uruguay, donde la marihuana lleva totalmente regulada desde 2017 –y de forma parcial desde 2013– el mercado negro no ha desaparecido, aunque sí se ha reducido. Otro modelo posible es el que permite la compra y consumo en lugares determinados y con límite de compra, aunque esto no implique que la producción sea authorized. En defensa de las libertades individuales, por la salud pública, por la ineficacia de la legislación precise y por su potencial como negocio para el país. Estas son las razones que Íñigo Errejón y el diputado regional de Más Madrid Jorge Moruno han esgrimido en una tribuna publicada en EL PAÍS este 13 de octubre para apostar por la regularización de la marihuana en España. Según ha explicado Moruno a este diario, desde Más País apuestan “por la legalización del hashish medicinal y recreacional. Sin pasar por etapas”.

Las autoras concluyen que la marihuana tiene un efecto neurotóxico en el cerebro del adolescente y por ello llaman la atención en la necesidad de prevención, ya que el daño sufrido tempranamente en la adolescencia, dejaría secuelas definitivas15. Otros estudios no parecen concluyentes, ya sea por la presencia de diversos factores intervinientes o por la agregación de deterioros propios de los procesos mentales, como el envejecimiento10. Ya anteriormente, y con las mismas razones, Holanda había autorizado la venta a mayores de 18 años, pero restringida sólo a locales específicos, llamados “Coffee Shop”, donde se podía vender hasta en cantidades de 5 g. Estos rápidamente se multiplicaron y en la actualidad ya sobrepasan los 900, que no tienen mucho de “Cofee”, pero sí de expendio authorized de marihuana. Lo paradójico es que a estos mismos locales no les está permitido comprar marihuana, ya que su cultivo no está legalizado.
Cannavape Tropical Medley CBD Vape Cartridge

Poco tiempo después se descubrió otro lípido natural activo, el 2-araquidonil glicerol (2AG)7. Tanto la anandamida como el 2AG, producidos por las células del organismo, pasaron a llamarse endocanavinoides, a diferencia del canabinoide propio de la marihuana8.

How To Set Up A Cannabis Business


En otros países, en que no se permite el consumo, existe una variada legislación, según sea el tráfico, el cultivo o la posesión de ella. En Chile el consumo private es legal, pero es ilegal el cultivo, la producción, la compra y su comercialización. Según la encuesta del consumo de drogas de 2012, el 17,5% de los jóvenes entre 19 y 25 años reconoció haber consumido esta substancia. Ello puede cambiar a futuro, dado que con fecha de Mayo del 2013, se envió al Congreso un proyecto de ley que despenaliza la marihuana. Más País se suma así a la lista de partidos que han planteado alguna forma de regularización de la marihuana en España, ya sea medicinal, recreativa o ambas.

▾Fuentes Externas (Español → Inglés)(es → En)


Hace justo un año, después de que Canadá se convirtiera en el primer país del G20 en legalizar el uso recreativo de esta droga, Podemos organizó en el parlamento el Foro Hacia una Regulación Integral del Cannabis en España, en el que defendían una regularización en la que el Estado fuera el encargado de otorgar licencias para la plantación, producción y venta. La marihuana, como producto de Cannabis sativa, es la droga ilegal que más se devour en el mundo.
De ello se deduce el grave riesgo de su consumo crónico, especialmente para el adolescente por el significativo incremento de cuadros psicóticos y esquizofrénicos, los cuales pueden llegar a ser permanentes, mientras que su consumo durante el embarazo daña el desarrollo cerebral del feto en forma related a lo que hace el alcohol en el síndrome fetal alcohólico. Investigaciones científicas también señalan que al fumar sus hojas, se va produciendo un daño bronquial, aún más grave que con el tabaco, incluyendo el cáncer pulmonar. En conclusión, el concepto de que la marihuana es una droga “blanda”, libre de riesgos para la salud, constituye un grave error, dado la concluyente investigación científica disponible que señala lo contrario. Este país tiene los índices de consumo de drogas más altos (alcohol, tabaco, hashish y cocaína, en ese orden); aspecto en el que supera ampliamente a otros países.8 El mismo reporte confirma que la marihuana es la “droga” ilícita que más consumen los norteamericanos. Entre los alumnos del 10° grado (15–sixteen años), 26.7% había consumido marihuana en el año anterior y 15.9% fueron usuarios frecuentes.
La posesión de una cantidad mayor de marihuana sí se castiga con seis meses de cárcel y una multa hasta de 500 dólares. Sin embargo, con la primera o la segunda infracción los afectados pueden solicitar su ingreso a un programa de rehabilitación en lugar de ser encarcelados. La posesión de una cantidad mayor, que tiene la intención de venta, sí se considera felonía y el castigo puede ser mayor. Los pacientes, y los oficialmente autorizados como proveedores, pueden poseer y cultivar, pero no vender o distribuir marihuana; sólo pueden hacerlo cuando tengan la recomendación o la aprobación médica.

Es por ello que la industria farmacológica se ha demostrado tan interesada en desarrollar fármacos capaces de potenciar o anular sus acciones. Ya se conoce una enorme variedad de acciones y sus influencias en diferentes procesos fisiológicos, como el aprendizaje, la memoria, la regulación del apetito, y en el metabolismo.
A ello se agregan los efectos descritos en las emociones, como el miedo y la ansiedad, la inflamación, el crecimiento ósearch engine optimization e incluso el desarrollo de ciertos cánceres, entre otras acciones. El consumo crónico durante la adolescencia produce un daño cerebral muy semejante a lo que va ocurriendo durante la vejez, en que se van perdiendo neuronas en el hipocampo, con lo que disminuye la capacidad de aprender información nueva. Al comienzo, en el adolescente, los síntomas se manifiestan sólo en cambios de humor, pero después de un tiempo se va llegando a una apatía progresiva, falta de iniciativa, carencia de demostraciones afectivas, disminución de la capacidad de concentración y con ello se va produciendo una progresiva disminución del rendimiento escolar.
Con la inhalación del humo de marihuana se producen graves alteraciones del pensamiento y conducta. Estas alteraciones son muy complejas y guardan relación con la dosis recibida (dosis–dependiente), con la forma de administración, con la experiencia previa del usuario, con el ambiente que lo rodea y con sus expectativas.
entre los 12 y los 15 años, tiene la capacidad de bloquear el proceso de desarrollo del cerebro, con desastrosas consecuencias en toda una serie de funciones como la memoria, el aprendizaje y la coordinación de movimientos. Fumar cannabis es el método más perjudicial de consumo, ya que la inhalación de humo de materiales orgánicos pueden causar problemas de salud diferentes.​ Cabe aclarar que estos riesgos se refieren exclusivamente al hábito de fumar hashish, que es la forma de consumo más recurring, y no se aplican al consumo por ingestión ni por vaporización (ver citas anteriores). Si bien los efectos de la marihuana duran unas horas, es posible detectar las sustancias activas en los análisis de orina varios días después del consumo, incluso en consumidores ocasionales.

El descubrimiento de un sistema endocannabinoide disparó el interés médico–biológico en este sistema y dio lugar a numerosas investigaciones que pretenden conocer su papel fisiológico y su participación en procesos patológicos. El consumo de marihuana durante la adolescencia afecta negativamente la maduración de diversos circuitos neuronales y aumenta el riesgo de CBD Cartucho Vape – Limón enfermedades mentales. Por los riesgos para la salud, especialmente de niños, adolescentes y adultos jóvenes, no se justifica su legalización. La marihuana por vía oral (o rectal) puede tener propiedades terapéuticas importantes, especialmente en pacientes en fase terminal; de hecho, podría constituirse en el primer medicamento anti–padecer verdaderamente útil.
Premium Jane Topicals
En los años 1960 y 1970 el contenido de Δ9–THC de un cigarrillo de marihuana era del orden de 10 mg. Actualmente, uno producido por técnicas especiales puede contener de 150 a 300 mg de Δ9–THC;four por esta razón el fumador actual de marihuana tiene mayor riesgo de intoxicación que el usuario de hace 30 o forty años y los efectos de las dosis altas sobre la salud de los usuarios tiene que revisarse y actualizarse. Consumida esporádicamente y en pequeñas dosis, altera la función de la memoria, distorsiona la percepción y disminuye las habilidades motoras.
Se ha observado que el consumo de la marihuana en forma crónica llega a producir alteraciones cerebrales permanentes, las que son más graves si el consumo se ha iniciado tempranamente, durante la adolescencia, cuando aún no se ha completado el desarrollo cerebral. Se han descrito anomalías cerebrales estructurales, como disminución del volumen en la zona del hipocampo y la amígdala12, así también como reducción del volumen cerebral13. Mientras tanto, se ha descrito que la administración de la marihuana en ratas, modifica la producción de neuronas en el hipotálamo (zona en que radica la memoria), tanto en el embrión, como también en la rata adulta14. Su acción intracelular se traduce en un incremento de la producción de neurotransmisores (las moléculas que las células neuronales usan para comunicarse entre sí).
Author Bio




About the Author: Cassio is a blogger at qikratom, pawtrero and shopcbdworld.

Contacts:

Facebook

Twitter

Instagram

LinkedIn

Email

Telephone:+880 9678-777960,88-09678777960

Address: 1314 South King StreetHonolulu, Hawaii

Published Articles:

Guest post

As Featured in

http://www.newyorker.com/
https://www.itv.com
http://bloomberg.com/
https://www.gov.uk
https://www.whowhatwear.co.uk/Llama la atención que siendo tan diferentes las estructuras químicas de los endocanabinoides (anandamida y 2AG), con respecto al THC de la marihuana, calcen con los mismos receptores (figura 1). El hecho es que el THC al ser reconocido por estos receptores específicos, ubicados en la pared de las neuronas, parece desplazar y competir en sus acciones. Cabe señalar que ellos son los receptores neuronales más abundantes, encontrándose ampliamente distribuidos en el cerebro.
  • Sin embargo, está plenamente demostrado que su consumo tiene diversas consecuencias negativas para la salud, tanto a nivel orgánico, como social y psicológico.
  • En este artículo se analiza la información disponible sobre marihuana, se comenta sobre los riesgos de su legalización y se describe la evidencia que sustenta sus posibles usos médicos.
  • Si bien la Cannabis sativa se conoce desde hace varios siglos por sus propiedades recreativas y medicinales, actualmente la marihuana, uno de sus productos, es la droga ilegal que más se devour en el mundo y su abuso es un grave problema de salud pública, especialmente entre la población joven.
  • Su uso se favorece y extiende por la creencia generalizada de que es menos dañina que otras drogas ilegales y que no produce daños severos como los opioides y otros psicoestimulantes.
  • Ahora, la marihuana es la droga ilegal de mayor consumo en el mundo, particularmente por adolescentes y adultos jóvenes.

Dicha oficina señala que la marihuana es dañina para la salud y que, además, se dispone de medicamentos alternativos que pueden ser utilizados en tanto se reúne más información sobre la seguridad de la misma. Sin embargo, a la fecha son ya 15 Estados y un distrito de la Unión Americana que sí permiten su uso medicinal. Además, en varios de ellos los médicos tienen el derecho de recomendar marihuana medicinal a pacientes con enfermedades específicas como cáncer y HIV, pero pueden involucrarse en problemas legales si la prescriben; tampoco pueden formalmente indicar a sus pacientes dónde conseguirla. Un dato muy positivo, que merece ser resaltado, es que en el mismo país la investigación médica sobre la marihuana se apoya y avanza continuamente. De hecho se puede conseguir marihuana grado–investigación para protocolos específicos y se informa que, a la fecha, están en curso oficial más de 350 protocolos de investigación que analizan sus propiedades medicinales.
La adolescencia es una etapa crítica en el desarrollo y maduración del Sistema Nervioso Central. La marihuana está constituida por un gran número y variedad de substancias químicas que pueden interactuar entre sí. Sus efectos agudos se caracterizan por euforia, relajación e intensificación de las experiencias sensoriales ordinarias. Su consumo crónico induce tolerancia, dependencia, síndrome de carencia, déficit cognitivo y aumenta el riesgo de enfermedades psiquiátricas. El descubrimiento de un sistema cannabinoide finish Aceite de vape CBD CBD Vape – Tarta de queso con fresasógeno renovó el interés médico por la marihuana y los datos de los últimos 20 años indican que el sistema endocannabinoide regula la función de diversos tipos de sinapsis y juega un papel importante en el desarrollo cerebral extrauterino.
Tal es el caso por ejemplo de USA, donde si bien es cierto que recientemente se ha permitido el uso recreacional de la marihuana en dos estados10, en los otros diez y seis sólo se ha autorizado su uso medicinal. En la legislación chilena se sanciona la producción, fabricación, elaboración, distribución, posesión o tenencia de marihuana, pero el consumo médico está autorizado. Por otra parte, la ley N° 20.000 entrega al Presidente de la Republica la facultad de determinar por vía reglamentaria las substancias capaces de producir dependencia y daños a la salud, cuyo management se somete a severas sanciones que allí se establecen. Una pregunta recurrente es si los fumadores crónicos, que la consumen desde la adolescencia, pueden o no recuperar algunas de sus capacidades cognitivas dañadas si dejan de consumirla. La respuesta no es definitiva, dado que lo observado proviene generalmente de experiencias animales.
Aun aceptando que el alcohol y el tabaco causan más daño a la salud particular person y colectiva que la marihuana, lo cual es debatible, lo absurdo de esa postura es pensar que lo correcto es legalizar una tercera droga. En lugar de impulsar la legalización de la marihuana lo que merece reconocimiento y apoyo son las medidas sobre el consumo de alcohol y tabaco que se orientan a reducir la expansión de este problema y a prevenir el daño a la salud generado por su consumo. Pero la marihuana no sólo produce daños en el cerebro, sino también en otros órganos, y muy especialmente, en los pulmones. Diversas publicaciones señalan que del riesgo de desarrollar un cáncer pulmonar en fumadores de marihuana, es incluso más elevado que en los fumadores de tabaco.
La exposición a la marihuana durante el embarazo se asociaría con posteriores problemas del comportamiento detectables ya a los 18 meses de edad, especialmente en niñitas43. Ya hay suficiente evidencia que el consumo de marihuana en gran cantidad llega a producir síntomas propios de una psicosis, como desorientación, despersonalización, paranoias y alucinaciones, mientras que su uso continuo llega con frecuencia a producir esquizofrenia.
Los investigadores encontraron que aquellos que comenzaron a fumar marihuana precozmente y con mayor frecuencia, al cumplir 38 años de edad, habían experimentado una disminución de ocho puntos, como promedio, en su cociente intelectual. Más tarde, al cesar el uso de la marihuana no se restablecieron completamente las funciones neuropsicológicas.
Si bien la Cannabis sativa se conoce desde hace varios siglos por sus propiedades recreativas y medicinales, actualmente la marihuana, uno de sus productos, es la droga ilegal que más se consume en el mundo y su abuso es un grave problema de salud pública, especialmente entre la población joven. Su uso se favorece Aceite de vape CBD CBD Vape – Cookies y extiende por la creencia generalizada de que es menos dañina que otras drogas ilegales y que no produce daños severos como los opioides y otros psicoestimulantes. Sin embargo, está plenamente demostrado que su consumo tiene diversas consecuencias negativas para la salud, tanto a nivel orgánico, como social y psicológico.
Are All CBD Gummies the Same?
En los consumidores habituales los análisis pueden resultar positivos más tiempo aún debido a que el tetrahidrocannabinol se elimina lentamente de la grasa corporal. El tiempo que tarda es variable, dependiendo del porcentaje de THC y de la frecuencia del consumo. Este método de consumo de cannabis produce efectos significativamente diferentes que siendo fumado debido a los puntos de inflamación de los cannabinoides diferentes.
A similares conclusiones habían llegado también otros investigadores, y la British Lung Foundation, agregando que cuando se fuma marihuana y tabaco, el riesgo de cáncer se incrementa aún más28-35, por lo que se concluye que debería alertarse a las autoridades para que implementen con la marihuana las mismas o mayores regulaciones que se han estado implementando para disminuir el tabaquismo36. Si bien es cierto que el humo de la marihuana es related CBD Cartucho Vape – Fresa , el primero contiene dos veces mayor concentración de hidrocarbones poliaromáticos carcinogénicos28, con el agravante que los cigarrillos de marihuana no tienen filtros y los usuarios tienden a inhalar más profundamente, manteniendo el humo en los pulmones por más tiempo (de promedio, tres veces más). Por otra parte, el alquitrán de los cigarrillos de marihuana, contienen un 50% más de benzatracenos y benzapirenos, que son carcinogenénicos33. Diversos estudios han demostrado también en el tracto respiratorio de fumadores de marihuana, la existencia de anormalidades histológicas y moleculares precancerosas36,37, mientras que se ha demostrado in vitro y en diferentes modelos animales los efectos carcinogenéticos del humo de marihuana27,39.

Los receptores CB1 son más abundantes en la corteza, el hipocampo, el cerebelo y los ganglios basales, y están estrechamente asociados con las áreas cerebrales que regulan funciones importantes como el juicio, el aprendizaje, la memoria, el pensamiento, la concentración, el placer, la percepción del tiempo, la sensorial y la coordinación muscular. Sin duda que productos derivados de la marihuana pueden llegar a ser fármacos muy útiles en la medicina moderna. La industria farmacéutica puede disponer de permisos para su cultivo controlado y de ella aislar y purificar el ingrediente activo para utilizarlo como un producto farmacológico, ya sea en grageas, gotas, inhalación u otras formas que permitan su administración dosificada, como sucede con los muchos otros fármacos derivados de plantas. Es por ello que en casi todo los países se ha autorizado el uso médico de la marihuana, pero no se ha permitido el uso recreacional de ella.
En España el consumo de hashish no es legal y, sin embargo, es una de las drogas más utilizadas. Holanda, uno de los países que más tiempo tiene legalizada la compra y consumo, tiene un menor porcentaje de habitantes que hayan consumido marihuana.
La posición de Holanda con relación a la situación authorized de la marihuana es ampliamente conocida. Es el único país de la Unión Europea donde se permite legalmente la venta de marihuana en locales con licencia denominados “espresso outlets”.89 Su consumo no es sancionado y la posesión para uso personal (hasta 5g) tiene la más baja prioridad judicial.
Con relación a la marihuana cabe repetir que su inhalación da lugar a la absorción de muy diversas substancias químicas biológicamente activas. Por ello no se puede esperar un efecto selectivo, específico, de la marihuana cruda; se tiene que aceptar que sus efectos biológicos son muy variados.
Aun así, en España se puede cultivar marihuana medicinal, pero para consumo en otros países donde la planta de la marihuana sí se receta como medicamento. “Se necesita una autorización por parte de la Agencia Española del Medicamento”, explica Martí Cànaves.

Pero basados en ellas, se concluye que los daños pueden acumularse y con el tiempo llegar a deteriorar las habilidades cognitivas en forma definitiva. Así por ejemplo, en ratas expuestas al THC in útero, o poco después del nacimiento, o aún durante la adolescencia, se detectan problemas importantes en tareas específicas de aprendizaje y en su memoria12. En humanos los hallazgos son más difíciles de comprobar, dado los prolongados tiempos de observación necesarios y la necesidad de grupos lo suficientemente numerosos como para sacar conclusiones valederas. Sin embargo, en un reciente estudio realizado por la psicóloga Madeleine Meier y sus colegas de la Universidad de Duke, pudieron seguir los daños posteriores en un control prospectivo en 1.037 jóvenes neozelandeses, consumidores de marihuana. Las investigaciones se fueron realizando a través de controles sucesivos en la medida que iban cumpliendo 18, 21,26, 32 y 38 años de edad17.
Esta asociación entre marihuana y esquizofrenia fue descrita por primera vez en Suecia, en la década de 1980, cuando se examinaron las historias clínicas de 50.087 jóvenes que habían hecho el servicio militar entre . Al revisar sus fichas, los autores observaron que aquellos que declararon haber fumado marihuana (en más de 50 ocasiones), presentaron más tarde los síntomas de esquizofrenia con una frecuencia seis veces mayor que los que no habían fumado marihuana18. Ello ha sido confirmado posteriormente por Mary Cannon y colaboradores del Royal College of Surgeons en Irlanda, que realizó un estudio de seguimiento de 759 personas en Dunedin, Nueva Zelanda, durante los años 1972 y 1973. Los autores concluyen que los que han fumado marihuana antes de los 15 años son más susceptibles de desarrollar esquizofrenia en edades posteriores, en relación a los que no han fumado19.
Lo que parece más pertinente es determinar si ese conjunto de efectos puede ser aprovechado en medicina. De hecho, desde hace varios años están en curso, en otros países, estudios formales para validar la eficacia de la marihuana fumada para aliviar el dolor y el sufrimiento en pacientes con enfermedades terminales.22 Su potencial terapéutico en estas circunstancias es muy atractivo. Algunos autores argumentan en contra por los riesgos de la marihuana inhalada; sin embargo estos riesgos no deben evitar su uso en situaciones especiales en las cuales hay una necesidad médica incuestionable.
En el mismo país el abuso de marihuana se inicia habitualmente alrededor de los 12 años de edad, alcanza su máximo entre los 20 y 25 para después declinar paulatinamente, cuando los jóvenes tienen empleo, se casan o tienen hijos. De los estudios antes descritos se deriva que algunos usuarios aceptan que fuman marihuana de 20–30 veces al mes, mientras que en otros el consumo promedio es de cinco carrujos al día.
En Inglaterra, en el año 2004 una comisión gubernamental decidió pasar la marihuana de la clase B a la clase C, dentro de un índice que señala la peligrosidad de las drogas, estimando que ella no debía pertenecer a la misma categoría que la cocaína y las anfetaminas, que eran mucho más peligrosas. Fue a raíz de esta decisión que el Ministerio del Interior Británico decidió su despenalización, aun cuando mantenía las penas por 14 años de prisión para aquellos que poseyeran la droga con intención de traficar con ella. Fue así como Keit Halliwell, asesor político del gobierno, renunció a su cargo ya que think aboutó que la liberación iba a ser tomada por la juventud como un mensaje que las drogas no son malas. Mientras tanto que por otro lado, Louise Arseneault, psiquiatra investigadora del Instituto de Psiquiatría del King College en Londres, afirmaba que ya eran consistentes las investigaciones que demostraban que el uso de marihuana, especialmente en adolescentes, causaba problemas mentales a largo plazo, con un significativo mayor riesgo de producir esquizofrenia5. Ante la reacción pública y en respuesta a ella, Charikes Clark, ministro del inside prometió revisar la clasificación de la droga.
En este artículo se analiza la información disponible sobre marihuana, se comenta sobre los riesgos de su legalización y se describe la evidencia que sustenta sus posibles usos médicos. Los productos psicoactivos de la Cannabis sativa, como marihuana y hachís, se han usado desde hace varios siglos con fines medicinales, religiosos y recreativos. Ahora, la marihuana es la droga ilegal de mayor consumo en el mundo, particularmente por adolescentes y adultos jóvenes.


El último informe del National Institute on Drug Abuse de USA, enfatiza que cualquiera sean los daños cerebrales detectados, el consumo crónico de marihuana, siempre está asociado a problemas de la vida diaria. Ellos tienen menos satisfacciones, peores condiciones de vida y de salud, dificultades sociales, mayores índices de deserción, menores niveles educacionales y profesionales, en relación a sus pares26.
Resultados similares se han descrito también en Grecia, donde se concluye que las personas susceptibles a la esquizofrenia, si consumen marihuana, tienen un 50% de mayor riesgo de llegar más tarde a presentar síntomas de esquizofrenia. Mientras más cigarrillos de marihuana fuman, y a más temprana edad lo hacen, más incrementan el riesgo20. Otras publicaciones más recientes, confirman que existe una minoría de personas que genéticamente tienen una predisposición a la psicosis y esquizofrenia y que a ellas es muy conveniente aconsejarles que se mantengan lejos de la marihuana. En todo caso son numerosas las publicaciones de metanalisis que asocian el consumo mantenido de marihuana con la esquizofrenia o con diferentes tipos de psicosis21-25.
En el mismo Estado, desde 1996 es legítimo el uso medicinal de marihuana y se considera que puede ser un apoyo útil en el tratamiento de una amplia variedad de enfermedades. En el mismo país la marihuana no cuenta con la aprobación de la FDA (Food and Drug Administration) para uso medicinal. De hecho, la clasifica como substancia controlada nivel I, considerando que tiene el potencial de abuso y que no se tiene información válida sobre su seguridad.
Es así como la marihuana afecta diversas capacidades mentales, especialmente la memoria y la atención. En numerosos trabajos se ha demostrado que las personas bajo la influencia de la marihuana rinden deficientemente en las evaluaciones de la llamada “memoria de trabajo”, que es la habilidad relacionada con las estructuras y procesos utilizados por la mente para el almacenamiento de información y la simultánea manipulación de ella10. Lo que no se puede negar es que la marihuana lleva a profundos cambios en el comportamiento y la conciencia del consumidor. El principal componente psicoactivo de la marihuana, el tetrahidrocanabinol (THC) fue descubierto por Raphael Mechoulam de la Universidad Hebrea de Jerusalén6. El mismo, algún tiempo más tarde descubrió que el cerebro producía una substancia química que actuaba en forma comparable al THC de la marihuana.
“Para conseguirla, tienes que tener un contrato con una empresa extranjera autorizada y en el que se refleje la cantidad de cannabis que solicitan, que es el límite que podrás plantar”, cuenta el jurista. La más conocida es el fumar las flores secas y enteras (los cogollos de las plantas femeninas). Existe también aceite de hashish CBD Gummies 250mg Tarro, en inglés honey oil («aceite de miel»), que es un concentrado cuya extracción generalmente implica el uso de disolventes como el alcohol y filtrados con carbón activo, lo cual potencia los efectos, al estar más concentrado el tetrahidrocannabinol (THC), que es la principal sustancia psicoactiva de la marihuana.


Por ejemplo, CBN tiene un punto de inflamación de 212,7 grados Celsius (414,9 °F)​ y normalmente estarían presentes en el humo, pero no está presente en el vapor. La forma habitual de consumo de la marihuana es el cigarrillo liado a mano; en estos casos se usan directamente las hojas y cogollos, secos y desmenuzados, mezclados o no con tabaco.
What flavors of CBD Gummies Can I Buy?
La mayoría de estos casos son jóvenes con problemas psiquiátricos que buscan intoxicarse para evadir su realidad y suelen mezclar la marihuana con otras drogas (alcohol, cocaína). Otros estudios de la misma época advierten que hasta un 15% de la población adulta del Continente Americano y de Europa Occidental había experimentado alguna vez con marihuana; la proporción llega al 50% entre adolescentes y adultos jóvenes. La composición química de la Cannabis sativa es muy compleja ya que contiene más de 400 productos químicos (mono y sesquiterpenos, azúcares, hidrocarburos, esteroides, flavonoides, compuestos nitrogenados y aminoácidos)2 y un total de 66 cannabinoides, siendo el Δ9–tetrahidrocannabinol (Δ9–THC) el psicoestimulante más abundante y poderoso. La Cannabis sativa silvestre contiene Δ9–THC en una concentración que varía del zero.5% al 5% ; el hachís contiene de 2–20%.three Estas variaciones dependen de los diferentes tipos de cultivo, que van desde el cultivo natural o en huerta pasando por el cultivo en macetas (luz pure o artificial), hasta el cultivo hidropónico. En los últimos 30 años el cultivo complejo de la planta y las técnicas de mezclado han aumentado considerablemente la concentración de Δ9–THC.
Recientemente el interés sobre la marihuana se centró en sus propiedades medicinales y existe un buen número de ensayos clínicos controlados que apoyan su uso en ciertas condiciones médicas; sin embargo, su eficacia y seguridad siguen siendo motivo de controversia. En este artículo se analizan los conocimientos farmacológicos sobre la marihuana, se establecen los riesgos de su consumo, la información sobre sus propiedades medicinales y, con base en la evidencia disponible, se opina contra su legalización.
CBD for cats
Se encuentran en las células del hipocampo, hipotálamo, cerebelo, ganglio basal, amígdala, tronco cerebral y en la médula ósea (figura 2). Ello explica la diversidad de síntomas clínicos que produce la marihuana, dado que en cada ubicación parecen competir con los mismos receptores de los endocanabinoides, interfiriendo en sus propias acciones metabólicas. Moruno y Errejón defienden en su tribuna en EL PAÍS que, con un hashish totalmente regulado, “el 100% de los usuarios se podrían ver integrados, no dando opciones o reduciendo drásticamente al mercado negro”.
CBD TERPENES